TOXINA BOTULÍNICA

La toxina botulínica, también llamada "botulina", es una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum. Se trata de uno de los venenos más poderosos que existen.

La capacidad que posee la toxina botulínica para producir parálisis muscular por denervación química se aprovecha para usar como producto cosmético para tratamiento estético de las arrugas faciales.

Como agente de intoxicación o envenenamiento produce el botulismo, enfermedad que se caracteriza por el desarrollo de alteraciones vegetativas y parálisis muscular progresiva que puede llegar a ser causa de muerte al afectar la función respiratoria.

Como arma química o biológica es considerada extremadamente peligrosa y arma de destrucción masiva, prohibida por las Convenciones de Ginebra y la Convención sobre Armas Químicas.

Aplicaciones cosméticas

Una forma diluida de la toxina botulínica tipo A, se considera hoy en día que es uno de los tratamientos que ofrece mejores resultados para eliminar las arrugas o tratamiento de la ritidosis. Esta forma de toxina botulínica, tras su infiltración con una aguja extra fina en el músculo debajo de la piel de la zona que se desea tratar, actúa inhibiendo por relajación el movimiento muscular.

Con este efecto se pretende que desaparezcan las arrugas y por tanto proporcionar un aspecto más juvenil en la piel. Tiene una duración temporal, entre 3 a 6 meses, lapso después del cual debe renovarse la dosis. Rara vez se han dado casos de efectos secundarios como reacciones alérgicas, rigidez facial o náuseas.

La marca comercial más conocida de esta forma de toxina botulinica cosmética es Botox®, medicamento producido y registrado por la empresa Allergan, Inc. de Irvine, California, que obtuvo la aprobación oficial en EE.UU en abril de 2002, para uso estético.

En la actualidad se comercializan en el mundo otras presentaciones comerciales de la toxina botulínica de tipo A para uso estético con indicaciones semejantes a las del Botox® pero se debe tener en cuenta que esta es una marca registrada que no puede usarse como nombre genérico y el paciente debe ser oportuna y claramente informado sobre el tipo y marca del medicamento o presentación de la toxina que le va a ser aplicado. Otras marcas conocidas son Dysport®, Lantox®, Neuronox® (también conocida como Siax®) y Xeomeen®.

Efectos adversos de la botulina cosmética

En orden de frecuencia los efectos adversos o indeseables son los siguientes:

- Equimosis que se da en más del 10% de los pacientes.
- Poca duración del efecto, menos de dos meses. Este efecto indeseable se presenta en menos del 10% de los pacientes.
- Caída de cejas o párpados
- Asimetría en ambos lados de la cara
- Dolores de cabeza o cuello. Este efecto secundario es muy poco frecuente. Inflamación de los párpados o tejidos blandos en la zona de la aplicación de la toxina botulínica.
- Problemas para hablar, tragar o respirar.

Fuente Wikipedia
Para saber más sobre otras aplicaciones de la toxina botulínica...

lateral
lateral


WGB - Unidad de Medicina Regenerativa | Tel. +34 932554051 / +34 932172252 | info@bioregeneracion.com | @bioregeneracio
Hospital Quirón Plaza Alfonso Comin 5-7 Barcelona /Spain) |
Seguir la vida del sitio RSS 2.0